Seguidores

viernes, 30 de diciembre de 2011

¿Qué es la fotografía infrarroja?



La fotografía infrarroja hace referencia a una dimensión de la onda de luz que no es visible para el ojo. En el espectro electromagnético, las ondas infrarrojas se agrupan entre la luz visible y las ondas de radio. Es extraño observar fotografías realizadas con esta técnica en el sentido de que depende de la actitud de la cámara para retener lo que no es visible para el ojo ya que captura emisiones infrarrojas en lugar de imágenes. La fotografía infrarroja existe desde hace mucho tiempo, pero ha sido con la llegada de la fotografía digital cuando esta técnica se ha popularizado, al volverse más económica y fácil.
De lo que se trata es de realizar fotografías con una luz que está fuera de nuestro espectro visible y que tiene longitudes de onda más cortas que el color rojo. Debido a sus características, puede dotar a nuestras imágenes de sorprendentes efectos, especialemente cuando tomamos fotografías de parques o paisajes naturales, donde sus reflejos dan lugar a esos tonos claros tan característicos en la fotografía infrarroja o IR.


Técnicas de disparo

Primero tenemos que conseguir un filtro infrarrojo, en cualquier tienda de fotografía se puede encontrar. Una vez que lo tenemos, ya estamos preparados para salir y disparar. Las fotos de paisajes y un cielo despejado son muy importantes en las primeras fotografías, pues no son complejos de fotografiar y nos animarán a continuar con la técnica. Otra opción son los retratos de grupos de personas a la luz del sol (los de tribus urbanas pueden ser muy divertidos). Cada cámara es todo un mundo así que que lo mejor es que pruebes con distintos ajustes y te bases en el resultado para saber lo que más te gusta. Algunas incluso pueden tomar fotografías infrarrojas de alta calidad en el modo automático. Experimenta.

Consejos

  • Apaga el flash
  • Pon tu cámara en modo B/N
  • Elige una sensibilidad en torno a 400 ISO
  • Usa trípode y una velocidad en torno a 1/15 seg.

Cuándo utilizar la fotografía infrarroja

Una de las dudas que surgen a la hora de utilizar o no esta técnica es si nuestra fotografía estaría quedando mejor sin los filtros o sin los carretes (en el caso de la analógica). Pues bien, la fotografía infrarroja es idónea para condiciones de poca luz, ya que nos permitirá ver detalles inapreciables de otro modo. Si es de día o si la luz es suficiente podemos utilizar esta técnica como alternativa, pero quizá no sea la mejor opción. Yo la utilizaría en estas circunstancias
  • Tenemos una habitación con sombras y mucho contraste, de modo que si tiramos en manual nos encontraremos con áreas subexpuestas o sobreexpuestas. Solución: ¡filtro infrarrojo!
  • Hemos ido al campo de noche y nuestra única fuente de luz es una linterna
  • Los rayos del sol entran y caen sobre zonas concretas de una habitación. La técnica aquí dará resultados impresionantes.
  • Con lluvia, nieve o tormentas, especialmente durante la noche
Fotos: Rafa Espada/Broken Taco/Fortherock








Americo, enviado desde iPhone