Anteriormente hemos visto el concepto del triángulo de exposición, una forma de salir del Modo Automático y explorar la idea de ajustar manualmente la exposición de tus disparos.

Las tres áreas principales que se puede ajustar son laISOla apertura y la velocidad de obturación. He comentado anteriormente los ajustes de la norma ISO y ahora vamos a dirigir nuestra atención a la velocidad de obturación.

¿Qué es la velocidad de obturación?

Básicamente la velocidad de obturación es la cantidad de tiempo que el obturador se abre. En la fotografía digital la velocidad de obturación es la longitud de tiempo que el sensor de imagen "ve" la escena que estás tratando de capturar.

Conceptos interesantes sobre la velocidad de obturación en fotografía digital:

· La velocidad de obturación se mide en segundos y en la mayoría de los casos en fracciones de segundos. Cuanto más grande sea el denominador mayor será la velocidad (es decir, 1 / 1000 es mucho más rápido que 1 / 30).

· En la mayoría de los casos, probablemente utilizarás velocidades de obturación de 1/60 de segundo o más rápidas. Esto se debe a que velocidades más lentas son muy difíciles de utilizar sin tener movimiento en la cámara, lo que provoca imágenes borrosas y desenfocadas. Si estás utilizando una velocidad de obturación lenta (algo más baja que 1 / 60) tendrás que utilizar un trípode o un cierto tipo de estabilización de imagen (cada vez más cámaras vienen con este avance incorporado).

Es fácil comprender que existe una relación perfecta entre la abertura de diafragma y el tiempo de exposición. Para igual cantidad de luz incidente, a mayor abertura de diafragma, menor tiempo de exposición: gran abertura <–>  corta exposición pequeña abertura <–>  larga exposición Así, con una iluminación diurna normal y sensibilidad de 100 ASA (ISO), los valores serían estos:

diafragma:2,845,68111622
exposición:1/10001/5001/2501/1251/501/251/10

Esto es muy sencillo de recordar, supone la mitad o el doble de abertura. Podemos adecuar nuestros valores a la necesidad de nuestra foto, siempre y cuando dispongamos de la luz incidente suficiente. Por ejemplo, si vamos a fotografiar un paisaje, y queremos la mayor profundidad de nitidez posible, utilizaremos el diafragma más cerrado, es decir 11 con velocidad de disparo 1/50 (debo recordar que con velocidades mas lentas de 1/60 no es posible mantener la cámara con las manos, pues el mínimo movimiento durante la toma de la foto nos impresionaría un negativo "movido"). Pero si queremos fotografiar un corredor de fondo, y como supondrás no le podemos decir que se detenga para tomar nuestra fotografía,  debemos utilizar la velocidad de disparo más rápida es decir 1/1000 con diafragma 2,8. Aquí debemos poner mucho cuidado en seleccionar el enfoque exacto, pues la profundidad de campo como vimos anteriormente es muy pequeña.


Algunas cámaras también dan la opción de velocidades de obturación muy lentas que no son fracciones de segundos, pero se mide en segundos (por ejemplo 1 segundo, 10 segundos, 30 segundos, etc.) Estas se utilizan en situaciones de muy poca luz, cuando queremos retratar fuegos artificiales o cuando estás tratando de capturar una gran cantidad de movimiento en un disparo). Algunas cámaras también te dan la opción de disparar en 'B' modo Bulb'. Te permite mantener el obturador abierto hasta que sueltes el botón de disparo.

Para considerar  la velocidad de obturación a usar en una imagen siempre hay que preguntarse si algo en la escena que se mueve y cómo me gustaría que fuese la captura de su movimiento. Si hay movimiento en la escena tienes la opción de congelarlo o dejar  el objeto en movimiento intencionadamente borroso, potenciando así la sensación de movimiento.

Para congelar el movimiento en una imagen (como en la captura de surf arriba) debes elegir una velocidad de obturación rápida y  para dejar que el movimiento borroso debes elegir una velocidad de obturación lenta.

Hay momentos en que el  movimiento es bueno. Por ejemplo, cuando estás tomando una foto de una cascada y quieres mostrar cuán rápido corre el agua, o cuando estás tomando una foto de un coche de carreras y quieres dar sensación de velocidad, o cuando quieres mostrar cómo las estrellas se mueven en un lago período de tiempo, etc.  En todos estos casos, la elección de una velocidad de obturación más larga será el camino adecuado. Sin embargo, en todos estos casos es necesario utilizar un trípode o correrás el riesgo de arruinar los disparos añadiendo movimiento a la cámara (desenfoque borroso).

Distancia focal y velocidad.  Algo a considerar cuando se elige la velocidad de obturación es la longitud focal de la lente que estés usando. Las longitudes focales más largas acentuarán la cantidad de movimiento de la cámara, por lo que tendrás que elegir una velocidad de obturación más rápida, a menos que tengas estabilizador de imagen en la lente o en la cámara).

La regla de oro es elegir una velocidad de obturación con un denominador  mayor que la longitud focal de la lente. Por ejemplo, si tienes una lente que es de 50 mm, 1/60 probablemente sea adecuado, pero si tienes una lente de 200mm. seguro deberás disparar a alrededor de 1 / 250.

Velocidad de obturación, recuerda que pensar en la velocidad de obturación en forma aislada, sin tener en cuenta los otros dos elementos del triángulo de la exposición (apertura e ISO) no es realmente una buena idea. A medida que cambia la velocidad de obturación tendrás que cambiar uno o ambos de los otros elementos para compensar. Si  aceleraras tu velocidad de obturación de un disparo, por ejemplo, de 1/125  a 1/250, estás reduciendo de manera efectiva la cantidad de luz que incide en el sensor. Para compensar esto, probablemente tendrás que aumentar tu apertura un punto (por ejemplo, de F16 a F11). La otra alternativa sería elegir un número de ISO más rápido, tal vez  pasar de ISO 100 a ISO 400 por ejemplo. Para más información te recomiendo estas otras entradas: